Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

“El umpire que diga que nunca se ha equivocado es… bueno, un umpire”
-Ron Luciano

Responda el amable lector honestamente a la siguiente pregunta: ¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en un umpire? Tal vez la respuesta sea una jugada que se marcó en contra de su equipo favorito, o un mánager que encara airadamente al principal mientras el público abuchea, no precisamente al pelotero, sino al hombre de la máscara, porque en el beisbol el umpire siempre es el villano.

A pesar de que son una pieza clave en el deporte que nos apasiona, pues sin ellos no podría existir el juego como lo conocemos, los umpires nunca escuchan una palabra amable ni un aplauso de reconocimiento a su labor tras el plato y en bases. Sólo reciben vituperios y recuerdos a la familia, sin mencionar que se les culpa de todo lo malo que pasa en un juego de pelota, se duda de su honestidad, de su hombría y hasta de su visión.

La realidad es que independientemente del desempeño del umpire, los aficionados no necesitan gran motivación para culparlo. Los señores de azul parecen ser responsables de todo lo que sale mal: si un pelotero no está bateando, si el equipo va perdiendo, si un fanático pelea con su esposa, por el derrame de petróleo en el Golfo de México, el calentamiento global, etc. Culpemos al umpire por todo, al fin para eso está, no me negará usted que al menos alguna vez ha dudado de una cuenta o de una jugada apretada y lo ha manifestado.

Ser umpire no es fácil, y hay más en su labor de lo que pensamos, además de cantar cerca de 300 bolas y strikes en un partido, que no se toma en cuenta. Como representante del presidente de la liga en el terreno, es responsabilidad del umpire principal mantener el juego en marcha, manejar los cambios del line up, encargarse de que haya pelotas, cubrir las jugadas de home, discutir con el cátcher, revisar las pelotas y bats, trabajar coordinadamente con el anotador, discutir con el bateador y ocasionalmente con el mánager, a veces airadamente.

Me obligas a sacarte del juego

Aunque un gran número de fanáticos piensan que el papel de un umpire empieza cuando los mánagers intercambian line ups en el plato y repasan las reglas de terreno, en realidad el trabajo inicia al menos un par de horas antes, pues cada pelota debe ser frotada con una franela para quitarle el brillo. Labor que se lleva a cabo en el vestidor.

Se habla en el medio de la parcialidad de los umpires, pero si tienen que permanecer de pie al menos unas dos horas y cantar aproximadamente 300 bolas y strikes. ¿Cree usted que les importa quién gana o quién pierde? No, lo que realmente les interesa es que el juego sea corto. En lo que se refiere a las bolas y los strikes, la regla es muy sencilla, todos los pitchers creen que cada lanzamiento al que el bateador no hace swing es un strike y todos los bateadores creen que cada lanzamiento al que no hacen swing es una bola. Lo mismo con los fanáticos, lo que se marque en contra de su equipo es erróneo. En pocas palabras, cada una de las decisiones que haga será criticada.

Son muchas las características que se necesitan para ser un buen umpire porque se enfrentan a situaciones complicadas: Debe poseer conocimientos vastos de beisbol y conocer perfectamente el reglamento, necesita tener liderazgo, imparcialidad, discreción, paciencia y estoicismo de santo para tolerar el abuso verbal de aficionados y peloteros, autocontrol, honestidad a prueba de todo, cortesía, firmeza y por si fuera poco, inspirar respeto. Además, ayuda tener una buena constitución física, por aquello de los pechazos.

Pocos son los umpires reconocidos por el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, sólo nueve. El más reciente fue electo en 1997, don Víctor Saiz, nombrado el mejor umpire mexicano de todos los tiempos. Honor a quien honor merece, ojalá fuera ejemplo de las generaciones actuales.

Víctor Saiz Zepeda

Un trabajo difícil sin duda, que deja al parecer pocas satisfacciones, que obliga a viajar constantemente, pues un umpire nunca juega de home team y sin embargo, apasionante , pues se tiene el mejor lugar del estadio, el único inconveniente es que se tiene que estar de pie.

Saludos y hasta la próxima

PGF