Etiquetas

, , , , , , , , , ,

La tierra de mis abuelos es sin duda cuna de gente amable, sincera, honorable y sobre todo, muy beisbolera, y es que Saltillo resuma beisbol. El Estadio Francisco I. Madero, con su pantalla espectacular y las adecuaciones que se hicieron para convertirlo en la casa de los bicampeones de la Liga Mexicana de Beisbol fue el marco ideal para la fiesta de la pelota en nuestro país.

La organización del evento estuvo de primer nivel, se cumplieron las expectativas y me parece que hasta superaron mi capacidad de asombro. Entre la buena administración de la Liga y la entrega del Club Saraperos, cada detalle fue minuciosamente cuidado: horarios, transporte, información y recursos, todo en orden, lo que habla de meses de trabajo y excelente coordinación de los dos equipos.

Hay siete cosas que me llevo en el corazón de este Juego de Estrellas:

1. El brillo en la mirada de los peloteritos que participaron en el juego de futuras estrellas el viernes. Qué buenas hechuras vi en algunos de ellos, por ejemplo el segunda base de la zona norte, Madero, quien me pareció muy completo, o Kevin Monge, prometedor pitcher derecho que ya pertenece a la organización de los Diablos Rojos del México.

2. La buena voluntad de los peloteros que participaron en el evento de labor social el sábado por la mañana. Los vi genuinamente interesados en las causas que visitaron y con gran calidad humana, celebro que la LMB se preocupe por fomentar la labor humanitaria de nuestras estrellas.

3. La participación de las familias en el evento. Era un deleite ver a Rubén Rivera presumiendo a su bebé y a Cuco Cervántes arrullando a su hermosa nena. El Juego de Estrellas es una fiesta en la que se reúne la familia beisbolera en el más amplio sentido.

4. Las buenas entradas durante los tres días que duró la Fiesta, los aficionados saltillenses respondieron a la invitación desde el viernes acudiendo a su renovado estadio a disfrutar de la pelota.

5. El gesto de generosidad de Francisco Campos de donar un guante para que el producto de su venta en subasta sea donado a la causa del cáncer de mama. Mis respetos para Pancho Ponches.

6. El buen ambiente que se respiraba en el previo del juego de hoy. Los peloteros se tomaban fotos en grupo, con compañeros de otros equipos y de otras zonas, los periodistas aprovecharon también para quitarse un poco la etiqueta de -profesionales- y se tomaron fotos con las grandes estrellas de la LMB, quienes accedieron de muy buena gana a tomarse fotos con quien lo pidiera.

7. El discurso del Ing. Donaciano Garza al recibir el trofeo de responsabilidad social Alfredo Harp Helú, fue sincero y emotivo. Las palabras de un hombre comprometido con el beisbol y con su comunidad.

Regreso contenta y agradecida de haber asistido a esta fiesta. Nos vemos el año próximo en Monterrey 2012.

PGF